lunes, 26 de octubre de 2009

La Cruda Realidad


Abby es una productora de TV, una mujer perfeccionista, controladora, que sabe perfectamente lo que quiere y lo que no, una mujer que lo tiene todo clarísimo… o no. Mike entrara en su vida de una forma inesperada y le demostrará que ese tipo de mujeres, no siempre gustan a los hombres.

Siempre buscamos lo mejor de lo mejor y en el campo del amor eso pasa la mayoría de las veces, quien, si no, (y esto va dirigido a los lectores masculinos) no se ha encontrado alguna vez en la situación de estar en pleno proceso de ligoteo con una chica y en el momento de máxima sinceridad esa fémina nos describe al tipo de hombre que está buscando (bueno mejor dicho esperando), y que ni por asomo nos parecemos lo más mínimo, que sea alto, guapo, rubio, de ojos azules, y el típico sincero, y en ese momento tú te repasas mentalmente, “1,80, ojos verdes, no son azules pero casi, rubio oscuro pero me podría decolorar, guapo guapo no soy pero no estoy mal”, pues no, no es suficiente deberías haber nacido rubio y con ojos azules ¡ah te jodes! y aún siendo así tampoco serías tú ya que tú estas ahí con ella y ese el cual ella espera no lo ha visto en su vida; a ver mujeres del mundo ese tío no existe siempre tendrá algo que no os gustará o a primera vista o bajo capas y capas de metrosexualidad pero allí estará y lo encontrareis. Y así os quedareis, esperando, hasta que lo aceptéis y asumáis que esto es La Cruda Realidad.

El jovencísimo director Robert Luketic nos presenta una comedia romántica típica tan y tan típica que antes de empezar ya sabemos cómo acabará, pero eso si muy muy divertida y con un mensaje que es una verdad como un templo, basta ya de estereotipos que no vamos a encontrar y que lo único que hacen es esconder algo que aguarda ahí, latente, esperando salir y que seguro no nos gustará.

Nadie se cree que una chica como Katherine Heigl busque desesperadamente a un hombre pero sí que una chica como ella busque de esa manera tan exigente y tan poco productiva a su príncipe azul, por el resto, y basándome en el aspecto cómico del personaje, pocas actrices de hoy en día transmiten ese buen rollo y esa frescura que Katherine desborda por todos los poros de su piel, por otra parte Gerard Butler parece haber nacido para este personaje ya que le va que ni pintado, como acabado de salir de las Termópilas (en lo que a “echao pa adelante“ se refiere) nos presenta a Mike en el film, un descarado, cínico y exitoso presentador de un programa de televisión sobre relaciones sentimentales. Butler se lo pasa en grande formando una pareja con Heigl de lo más divertida y haciendo fluir uno tras otro todos y cada uno de los gags de la cinta resultando ágil y para nada aburrida en ningún momento a pesar de su base completamente previsible.




Vota mi critica La cruda realidad en Muchocine.net

3 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Es el tipo de película que solo ver el cartel me hacen salir corriendo. Pero que quieres que te diga, si tiene algunos buenos gags, no es poco.

Saludos!

Carlos M dijo...

Comedia romantica para ver con la novia, en mi categoria la declaro como "Entretenida".

Mercedes dijo...

Buenas noches Mario,

Pues es la tipica tipicada, pero a mis hijas les encanta este tipo de películas. Sales despues de un rato de entretenimiento. ¿Defraudarme?, pues no, sabía lo que iba a ver y es entretenimiento. Una tarde de cine con mis hijas merece siempre la pena.

Besos

PD: Cuando quieras, yo encantada de hacerte de anfitriona, pero tendrás que convencer también a uno que yo me sé.