martes, 13 de octubre de 2009

Si la Cosa Funciona

Boris Yellnikoff, es un hombre maduro que siente que es demasiado inteligente para soportar al resto de la humanidad, la vida e incluso a si mismo. Tras un intento fallido de suicidio, abandona a su mujer y se muda a un piso, donde sobrevive dando clases de ajedrez a niños, machacando a la juventud y a todo bicho viviente que no esté de acuerdo con él. Lo que no puede imaginarse es que una visita inesperada le cambiará la vida.

Hay una cosa en el mundo que me produce una inmensa satisfacción, esa cosa es pasear por las calles de New York, perderme entre el gentío, dejarme seducir por sus infinitos aromas característicos, cruzar las calles de un lado a otro siguiendo la música que suena en cualquier esquina, etc…, de momento sólo he podido permitirme disfrutar de eso dos ocasiones en mi vida, por eso me gusta tanto Woody Allen porque nadie como él refleja esa sensación que sólo he podido vivir in situ en la Gran Manzana a parte de en la gran mayoría de sus films, por eso mi crítica de Si la Cosa Funciona no creo que vaya a ser muy objetiva ya que me considero fan del de Brooklyn, eso sí, me alegro de que haya vuelto a NYC para su última obra para mí un film de Allen no lo es del todo si no sucede en algún barrio neoyorkino.

La peli tiene todos los ingredientes necesarios que corroboran su autenticidad, es decir para certificar su denominación de origen “Woody Allen”, el personaje es, podríamos decir, un alter ego del director, con las manías, la fobias, el mal humor, la hipocondría, el complejo de superioridad y de inferioridad a la vez con los que siempre gusta de dotar a sus personajes tanto los interpretados por él como por otros actores. Esta vez Larry David es el encargado de encarnar al nuevo “bicho raro” de Allen y la verdad es que a pesar de las posibles carencias que pueda tener Larry como actor nos transmite de manera impecable el carácter del personaje.

Otro punto característico de la cinta son los discursos denuncia del prota, que como el típico músico introvertido y raro que se encierra en la habitación del hotel para después salir de ella y hacer vibrar a todo un estadio repleto de gente, en sus películas Woody parece aprovechar para hablar y quejarse de todo con lo que no comulga y que no suele declarar ante la prensa normalmente.

La actriz es Evan Rachel Wood, Melanie en el film, también la recordaremos como la hija de Rourke en El Luchador o también en La Vida Ante sus Ojos coprotagonizando con Uma Thurman entre otras, aporta esa ingenuidad justa para que el papel de Melanie case a la perfección con Boris, yo me la he creído a pies juntillas la verdad es que no sé si es así en realidad o no, a la nena me la he creído pero lo que no me he tragado es la relación entre los dos personajes han elegido a una mujer demasiado joven para hacer creíble el romance, aunque eso también le gusta Woody. El papel de la madre de Mel, interpretado a la perfección por Patricia Clarkson es otro de los atractivos de la peli protagonizando una metamorfosis de lo más divertida.

Una película recomendada para cualquiera que quiera pasar un rato divertido y de visión obligatoria para cualquier seguidor “Allenista” que se precie, ya que volvemos a encontrar al Allen desaparecido desde hace unas cuantas películas, al genuino clarinetista de Brooklyn.

¡¡Ah!! Y en la próxima Nicole Kidman.





Vota mí critica Si la cosa funciona en Muchocine.net