sábado, 26 de febrero de 2011

Primos

A Diego lo deja su novia justo antes de casarse pero él se niega a aceptarlo y se presenta en la iglesia sólo con su parte de los invitados; sus primos lo acompañan en ese duro momento y no lo quieren abandonar, así que deciden viajar en ese mismo momento al pueblo donde veraneaban 10 años atrás para reencontrarse con una antigua novia de la que aún está enamorado.

Última cinta del director de Gordos y de Azuloscurocasinegro entre otras, donde una vez más se reflejan aspectos humanos que muchos nos negamos a aceptar porque decimos aferrarnos a la realidad y al presente, sentimientos que dejamos abandonados en rincones escondidos de nuestras mentes por nuestra condición naturalmente conformista y que solamente una experiencia traumática puede despertar, algo que nos lleve a echar mano de ellos una vez más porque en realidad no los hemos olvidado si no sólo apartado de nuestro camino para hacerlo más fácil.

Primos te hace sentir parte de ella porque, seguro en algún pedazo de la historia, todos y cada uno de nosotros nos hemos sentido reflejados, eso la convierte en tu historia mientras la ves y te sientes cómplice de sus personajes y cuando te ríes lo haces con ellos y cuando ellos lloran entristeces tú también. Es casi como recordar batallitas pasadas con los amiguetes. Sánchez Arévalo nos presenta con Primos una comedia pura pero sin olvidar el toque dramático de sus personajes a modo de firma del autor.

Daniel Sánchez Arévalo hace fluir el relato generosa y ocurrentemente a través de Diego, Julián y José Miguel nuestros tres primos a partir de ahora, encarnados por los actores Quim Gutiérrez, Raúl Arévalo y Adrián Lastra que, sencillamente, bordan sus papeles y digo sencillamente porque aunque no sé si fue difícil o no la tarea, el resultado es de una naturalidad impresionante. A destacar también entre el casting a una impresionante y guapísima Inma Cuesta y a un Antonio de la Torre que una vez más se sale.





Leer critica Primos en Muchocine.net