lunes, 24 de agosto de 2009

Exorcismo en Connecticut

Matt es un adolescente al que acaban de diagnosticarle un cáncer, su madre tiene que desplazarse con él al hospital para que reciba tratamiento, eso implica un viaje largo en coche, la familia no está dispuesta a que Matt pase tantas horas de viaje en su estado delicado y deciden trasladarse cerca del centro, entonces la madre encuentra una casa antigua y en una decisión apresurada por el malestar de su hijo se da la vuelta a mitad de camino de regreso y alquilan esa casa. A partir de entonces a Matt le empiezan a suceder extraños acontecimientos que en un principio achacan al estrés por la enfermedad y a los efectos secundarios del tratamiento pero más adelante descubrirán que tienen más que ver con el pasado oscuro de su nueva morada.

Mirando el cartel e influenciado por el título de la cinta, en un principio creí que lo que iba a ver era otro cuento más de los subtitulados “basado en hechos reales”, y que no hay dios que se lo trague, o como mínimo otra historia de posesiones demoníacas en algún pueblo de la América profunda, pero no, nada más lejos de la realidad; aunque lo de basada en hechos reales tampoco hay dios que se lo trague, la historia no tiene nada que ver con exorcismos de ninguna clase, más bien la clasificaría como un thriller terrorífico.


Con un argumento muy ordenado, Peter Cornwell nos mete en el sufrimiento de Matt y de toda su familia por su enfermedad y sin perder ni un ápice de ese drama nos va asustando y manteniendo en tensión durante todo el film dándonos todos y cada uno de los datos para aclarar el misterio que guarda el caserón. Otro detalle a destacar es que aparte de la premisa típica de peli de terror (casa encantada e inquilinos atormentados), lo que más une a la historia con esa coletilla de basado en hechos reales, es la familia en sí, es decir madre desesperada y destrozada por la desgracia de la enfermedad de su hijo, padre alcohólico que al mínimo síntoma de desequilibrio familiar se abandona de nuevo a la bebida, todo ello potenciado por la mezcla de desesperación, dolor físico, incomprensión, aparente locura y curiosidad por los acontecimientos que transmite Kyle Gallner (Matt), dan un punto muy original de drama al resultado final.

En cuanto a Kyle Gallner, el protagonista, sabe hacernos ver el sufrimiento y desesperación, seguramente ayudado por su cara, un rostro muy adecuado para películas de este tipo, en ocasiones yo he visto en él a un nuevo Edward de Crepúsculo, Virginia Madsen en un justo y equilibrado papel de madre y por último Elias Koteas muy bien como el reverendo Popescu.




Vota mi critica Exorcismo en Connecticut en Muchocine.net

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog, te invito a que te pases por el directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demas y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

Creo que tu blog encajará perfectamente en la comunidad, y el foro estará encantado de recibirte.

Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Desde mis --- HORAS ROTAS ---

y --- AULA DE PAZ ----

TE SIGO ...A VECES VEO CINE ...


. comparto tu blog

con un fuerte abrazo y

Saludos cordiales de amistad:




afectuosamente :
EL MASNOU





jose

ramon…

Luiz Clédio Monteiro dijo...

Ola, estou seguindo seu blog
fala uma visita ao meu se gostar, siga-o

ps - os amigos trazem refrigerio para nossa alma.

Anónimo dijo...

Estoy completamente de acuerdo en tu comparación con el personaje de Edward Cullen de crepuúsculo. De hecho, justo unos minutos antes de ver tu blog y tu comentario al respecto, estaba buscando una foto de Kyle porque me parecía el actor perfecto para el papel de Edward, si no hubieran escogido a Pattinson.